El Pilates para atletas, un método complementario y protector

Redactado por Luís Miguel Feito Mirás

Cuando hablamos de la preparación física como complemento a la carrera para un atleta nos viene a la cabeza los típicos circuit-training o los ejercicios de acondicionamiento motor. Desde hace unos años empiezan a surgir nuevas disciplinas basadas en la respiración, el control, la concentración y la ejecución lenta y precisa, que son pilares de las mismas, rompiendo con los ejercicios y actividades tradicionales. El Pilates, nombre que surge de su mentor, es una disciplina física en donde mente y cuerpo actúan como un todo, aparece el trabajo de la musculatura profunda y de los conceptos de flexibilidad, equilibrio y coordinación.

Screenshot_1

 

“Pilates es un compendio de ejercicios que trabajan vigorosamente todo el cuerpo. Hace un énfasis especial en unos movimientos profundos, lentos y especialmente diseñados para conseguir resultados específicos. Estos movimientos, que progresan a partir de posturas concretas, exigen un intenso control muscular”. (Cosner &Malin, 2006).

¿De dónde viene?

El método Pilates nace de su creador, Joseph Humbertus Pilates. Él lo denomino “Contrología”, púes se basaba en el control de las acciones del cuerpo en sinergia con la mente. Con el tiempo sus seguidores comenzaron a darle el nombre de su creador, y así es como lo conocemos hoy en día.

J.H. Pilates (1880-1967) nació en Mönchenglebach, un pueblo cerca de Dusseldorf (Alemania). Fue un niño enfermizo y para compensar su situación física comenzó a fortalecer su cuerpo a una temprana edad. Era un estudioso de la anatomía humana y animal. Le encantaba pasear por los bosques para ver los movimientos de los animales y analizar la eficiencia de estos. En la I Guerra Mundial fue preso en Inglaterra y en el campo de concentración puso de manifiesto que sus conocimientos eran realmente beneficiosos para la salud ayudando a recuperar a decenas de internos. Una vez acabada la guerra volvió a Alemania y seguidamente emigró a Nueva York donde con Clara, su mujer, empezó el desarrollo del método Pilates. Primero los bailarines y más tarde los fisioterapeutas vieron los beneficios que la técnica del Pilates podía aportar al ser humano.

J.H. Pilates creía que una postura incorrecta, la respiración deficiente y un estilo de vida inadecuado eran las principales causas de una mala salud. En consecuencia desarrolló una serie de ejercicios para beneficiar la postura, el tono muscular, la columna vertebral, la flexibilidad, el equilibrio, la fuerza, la coordinación y el funcionamiento de órganos.

Al estudio de técnicas como Yoga, Zen, Taichi o entrenamientos de antiguos griegos y romanos, le sumó la mecánica corporal y la correcta respiración.

Al llegar a Nueva York montó su centro de Pilates donde impartía clases a grandes personalidades de la época. En ese mismo estudio empezó a trabajar con los aparatos diseñados para la rehabilitación como el “cadillac”, el “reformer” o el “círculo mágico”.

Dado el éxito de su método quiso dejar constancia de ello de forma que en 1934 publicó junto al editor Judd Robins Your health: a corrective system of exercising that revolutionizes the entire field of physical education («Tu salud: Un sistema correctivo de ejercicio que revoluciona todo el campo de la Educación Física»). El título de sus diez capítulos da una idea de su contenido y del pensamiento de Pilates: Una grave situación; Salud, una condición normal y natural; Deplorables condiciones; Hacia abajo; ¡Remedios de sentido común!; “Contrología”; «Equilibrio de cuerpo y mente»; ¡Primero educar a los niños!; ¡Hechos probados! y Camas y sillas de nuevo estilo.

En 1945 publica, junto a William J. Miller y también con Judd Robbins como editor, su segundo y último libro, Return to life through contrology («Regreso a la vida a través de la contrología»). Un manual en el que, tras una introducción de Miller explicando los fundamentos del método, se muestra con fotografías del propio Pilates, que por entonces contaba 65 años de edad, la ejecución de 34 ejercicios básicos.

“El Pilates como método protector y preparador del atleta”

El Pilates reconocido método de acondicionamiento físico nos protege de posibles lesiones y prepara de una forma progresiva nuestro cuerpo para correr.

Si trabajamos el CORE (en Pilates el centro), estamos incidiendo en la musculatura abdominal y lumbar. Sabemos que esta musculatura es la encargada de recoger las vibraciones de cada pisada y zancada al correr y es muy importante tener un tono correcto en ellas.

Haciendo ejercicios donde trabajemos el suelo pélvico (transverso) activamos ese músculo que recorre internamente la cara del abdomen en dirección horizontal al contrario que el recto abdominal. Gracias a ello mejoramos en presión abdominal y en la fase de la espiración (dentro de la respiración). El trabajo de suelo pélvico nos ayuda a mejorar el tono de toda la banda de musculatura de rodea la pelvis y evita las posibles lesiones como el síndrome del piramidal (dolor en el glúteo y muslo, sensación de quemazón) o la lumbalgia.

La inclusión de ejercicios de estiramientos de isquiotibiales (básico en Pilates) y la activación de los cuádriceps controladamente nos ayudarán a prevenir lesiones como el esguince de rodilla, rotura de isquiotibiales, síndrome de la cintilla iliotibial (dolor en la parte externa de la rodilla, se agudiza en terrenos irregulares o cuestas) y la “pata de ganso” (dolor en la parte interna de la rodilla).

Los ejercicios de alta concentración en pantorrilla y tobillos nos protegerán de lesiones como la periostitis (inflamación del periostio), esguinces de tobillo, tendón de aquiles y fascitis plantar (dolor en la bóveda del pie).
Realizando los ejercicios de Pilates de movilidad articular ganaremos en eficiencia del movimiento, aumentaremos rango articular, amplitud de zancada y movimientos más técnicos y coordinados.

Mediante la respiración y la concentración se logra un estado de relajación global permitiendo con ello eliminar el estrés y las tensiones musculares.

A modo de ejemplo….un campeón Olímpico

Para mostrar un ejemplo dejo las ideas innovadoras del entrenador O´Connell del atleta Rudisha:

El entrenador del atleta asegura que correr más kilómetros ya no da resultado; él apuesta por técnicas de relajación

Screenshot_2

«Vi cómo el cuerpo se relacionaba con la tierra, cómo cada atleta llevaba el cuerpo en cada carrera», y decidió introducir el pilates, técnicas de relajación y respiración: «Así resultó la forma de correr de Rudisha, mucho más controlado, mucho más suave».

Rudisha se preparó los Juegos Olímpicos con las ideas de O’Connell, apenas realizó cinco carreras de 800 metros durante todo 2012 y rara vez pisó el tartán en el mes previo a la cita olímpica: «Le dije «Vamos a hacerlo agradable», trabajamos sobre todo la confianza y la calidad, no la cantidad de los entrenamientos, que estos fueran cortos. Pero sobre todo quería que él se sintiera bien. Él me preguntaba si quería que fuera más rápido o que se esforzara más, pero yo le dije «no, quiero que sigas haciendo lo que haces, sentirte bien. Y mantenlo en secreto»». El resultado fue la mejor carrera de 800 metros de la historia en la que Rudisha dio el estirón desde el principio de la prueba y ya no lo soltó. Se bañó en oro con un tiempo de 1.40.91. (fuente ABC.es)

Bibliografía utilizada

  1. Isacowitz, Rael;Manual completo del Método Pilates. Editorial Paidotribo, 2013
  2. Muirhead, Malcolm; Total Pilates, Pearson Educación, Madrid, 2004
  3. Paredes Ortiz, Pablo; Manual de Pilates, Editorial Paidotribo, Badalona, 2007
  4. ABC digital. Deportes. 03/08/2013. 16:39